El COVID-19 empieza a mostrar sus efectos en la economía global. El hecho de que su origen se haya dado en la fábrica del mundo no hace, sino, agravar un desequilibrio de carácter mundial hasta unos límites que, incluso hoy, todavía desconocemos.

A pesar de los intentos del gobierno chino por aislar la expansión del virus a otros territorios, está siendo imposible parar su propagación. Los movimientos migratorios y la globalización no son más que el medio de propagación idóneo de una enfermedad que amenaza directamente a la estabilidad económica global.

Pese a ser una alarma sin precedentes, no es la primera, y mucho nos tememos que tampoco la última. En el presente siglo ya han sido varias las pandemias que se han extendido por el mundo sin que, algunas de ellas, hayan sido erradicadas aún (Epidemia del SARS en 2.003, Gripe Aviar H5N1 en 2.005, Gripe A (H1N1) en 2.009- 2.010, Zika en 2.014, Ébola también en 2.014, etc.). Pese a la gravedad de algunas de ellas y sus altos niveles de mortalidad, ninguna había generado una alarma de las dimensiones del COVID-19.

Pero en este post no queremos redundar en los efectos negativos de esta enfermedad, para eso ya tenemos, los miles de noticias que, a diario, remueven nuestra actividad diaria.

En época de crisis, es cierto que son muchos los negocios y economías que se ven afectadas. Pero al mismo tiempo, surgen nuevas oportunidades de negocio fruto de la situación que convienen ser analizadas:

Oportunidades de negocio en el Sector Salud.

  • Telemedicina y Servicios de Asistencia Remota al Paciente: Un modelo de negocio que a pesar de mostrar sus primeras iniciativas prevemos, se desarrollará de forma exponencial en los próximos años.
  • Equipamiento y suministros médicos: Hospitales y Centros de Salud tendrán que fortalecer sus reservas de material y equipos en previsión de un incremento en las solicitudes de atención a la población.
  • Servicios de Salud Privados: La contratación de este tipo de servicios sufrirá un gran crecimiento ante el más mínimo colapso de la atención pública sanitaria.
  • Productos de Higiene, Esterilización y Cuidado Personal: La demanda de productos como mascarillas, termómetros, esterilizadores, robots de limpieza, geles lavamanos, otros elementos de protección, etc., ya empiezan a ver cómo se dispara situación que se agrava con la aparición de brotes locales.

 

 

Oportunidades en el Sector E-commerce.

  • La adquisición de productos relacionados en la higiene personal y la profilaxis van a suponer una palanca importante de incremento de ventas en el canal online; productos de desinfección, esterilizadores para móviles, cubiertos de cocina, cepillos dentales, etc.

Otras oportunidades de negocio.

  • Servicios de formación y comunicación online: El desarrollo de software como DingTalk, desarrollado por Alibaba Group, permite dinamizar la relación estudiante/profesor a distancia para que la falta de asistencia a clase no suponga un problema. Otros sistemas relacionados con plataformas para la formación a distancia pueden ser una fuente de desarrollo con amplias perspectivas de crecimiento.
  • Entretenimiento online: Ante posibles restricciones de movilidad, la demanda de “ocio en el hogar” crecerá: televisión, deportes, juegos, música, etc. Y con ello, las fórmulas emergentes de hardware aplicado a este sector (gafas RV, consolas, televisiones, etc.)

 

Como podemos ver, ante una situación de crisis como la que estamos viendo con el COVID-19,  son muchas las oportunidades de negocio que afloran. Momentos en los que tradicionalmente se han concentrado importantes operaciones comerciales y nuevas empresas emergentes.