Desde el siglo pasado, cuando entraron en vigor las primeras normativas que regulaban los aparatos eléctricos, existen cierto tipo de etiquetas que deben aparecer en la parte exterior del producto. En este articulo, hablaremos sobre los cambios en normativas que afectan el embalaje de todo tipo de electrodomésticos y aparatos para iluminación.

¿Para qué sirve la etiqueta energética?

nueva etiqueta energetica

La etiqueta obligatoria sirve para informar al consumidor sobre la eficiencia energética del producto eléctrico. El propósito de esta etiqueta es ayudar a elegir los productos eléctricos mas eficientes. Originalmente, la etiqueta energética ha sido diseñada precisamente para eso. De modo que incluía una escala gradual en diferentes colores, cada una representaba el grado de eficiencia, de menor a mayor (A-G). Era una etiqueta muy visual y sencilla de interpretar, no suponía ningún esfuerzo por parte de consumidor. Se esperaba de incentivar la compra de productos más eficientes y sostenibles. Pero con los años las normativas iban cambiando y la etiqueta también ha cambiado. Como, por ejemplo, los grados de eficiencia “E, F, G” dejaron de existir, porque ya no era ni sostenible, ni económico usar los aparatos eléctricos que consumían tanta cantidad de energía (más de 100%).

Gracias a los avances tecnológicos, en el mercado aparecieron los aparatos de una eficiencia mucho más allá del grado A, que se denominaron como A+, A++, A+++.

En un momento, el mercado estaba saturado de productos de la clase A+, A++, A+++ y muchos consumidores no aprecian la diferencia entre estos rangos de clasificación A. De ahí apareció la necesidad de otro cambio.

¿Cuándo y a qué categorías se aplica la nueva ley?

A partir del 1 de marzo de 2021 las siguientes categorías deberán mostrar el nuevo etiquetado energético:

A partir del 1 de septiembre 2021 para fuentes de luz (Reglamento (EU) 2019/2015)

 

Plazos para adaptar la nueva etiqueta

El 1 de septiembre de 2021 entrará en vigor la nueva normativa europea que aporta algunos cambios en el etiquetado para iluminación. A partir de esa fecha todos los nuevos productos deben incluir la nueva etiqueta energética. Por otro lado, los productos que ya están comercializando deberían reetiquetarse. Los fabricantes tienen que enviar las nuevas etiquetas que se colocan por encima de “las antiguas”. Sin embargo, se establece el plazo de 18 meses para vender el stock de productos con las anteriores etiquetas, durante este periodo está permitido mantener etiquetado “antiguo”.

¿Cómo ha cambiado la nueva etiqueta energética?

etiqueta energetica iluminación

  1. No más subcategorías confusas

Desaparecen las clases energéticas A+, A++ y A+++, volviendo a un rango de la “A” a la “G” según el consumo y eficiencia energética de cada producto. La graduación de colores se mantiene igual, de verde a rojo.

  1. Recalificación

La eficiencia energética de los productos no cambia, pero el reescalado de la clasificación energética puede hacer que la letra de su etiqueta sí varíe. De este modo, un producto clasificado como A+++ puede pasar a ser C. Obviamente, esto no significa que el producto se haya empeorado su eficiencia energética, si no que la categoría A y parte de la B se deja “libre” para los nuevos aparatos electrónicos más sostenibles aún. Es decir, la clase A, que es la más eficiente, quedará inicialmente vacía.

  1. Pictogramas

Cabe destacar, que el nuevo etiquetado energético aportará datos adicionales sobre el producto. Incluirá el nombre del fabricante, la marca y modelo del aparato, el consumo anual en kilovatios hora (kWh), el tipo de aparato, el nivel de ruido que genera, en decibelios (dB) y, en el caso de las fuentes de luz, el consumo eléctrico por 1000 kWh, con pictogramas ilustrativos.

  1. Código QR

El nuevo etiquetado energético se contará con un código QR el cual los consumidores podrán escanear con su móvil para obtener más información sobre el producto y así elegir los productos más eficientes y sostenibles. El código QR puede crearse con el generador de etiquetas energéticas en la base de ERPEL.

¿Que es el ERPEL?

Desde el 1 de enero de 2019, un aparato que requiere una etiqueta energética debe estar registrado en EPREL (Registro Europeo de Productos para Etiquetado Energético) antes de ser colocado en el mercado europeo por el proveedor. La Comisión Europea estableció y mantiene esta base de datos de productos que consta de una parte pública y otra de cumplimiento.

Registrar un producto significa incluir los datos del producto para controlar su cumplimiento y también para aportar información pública.

La ley actual establece que se va a proceder a una nueva re-calificación en un futuro, cuando el 30% de los nuevos productos que se comercialicen en Europa estén en el rango A o cuando un 50% se encuentren entre el A y el B. La nueva recalificación entrará en vigor en 2023.

Otros cambios en la normativa

Aparte de los requisitos establecidos para la nueva etiqueta energética del producto, la comisión europea ha establecido nuevas normativas para seguir la vida útil de los productos una vez que estén en funcionamiento:

  • Disponibilidad de repuestos hasta 8 años después de que la última unidad se ponga en funcionamiento con una lista de piezas disponibles en el sitio web del fabricante.
  • Tiempo de entrega de repuestos en un plazo máximo de 15 días hábiles.
  • Acceso a la información de reparación y mantenimiento en el sitio web del fabricante a partir de un máximo de dos años desde la puesta en funcionamiento de la primera unidad.
  • Requisitos para evitar la contaminación (diseño de equipos según RAEE, Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos).

 

En esta entrada del blog queremos aclarar las dudas y acordar que la nueva normativa ya entró en vigor el pasado 1 de septiembre 2021. En Cecogrup siempre optamos por ofrecer soluciones de iluminación altamente eficientes, trabajamos con los mejores fabricantes a nivel internacional para ofrecer los mejores productos del sector, tanto eficientes como sostenibles. Si tienes más preguntas, contacta con nosotros.