El Año Nuevo chino, también conocido como el Festival de Primavera o el Año Nuevo Lunar, es el festival más esperado y celebrado en el calendario chino, pero para las empresas, este puede ser un momento perturbador que requiere una planificación y una estrategia avanzadas.

El festival no solo es el día festivo más importante en China continental, Hong Kong y Taiwán, sino que también es influyente en áreas con importantes diásporas chinas, como Singapur. Otros países asiáticos, incluidos Corea del Sur y Vietnam, también celebran sus propias vacaciones de año nuevo lunar.

La fecha del festival está dictada por el calendario lunisolar chino y, por lo tanto, puede caer en cualquier lugar entre el 21 de enero y el 20 de febrero. Este año, la transición del año del perro al año del cerdo comIenza hoy, 5 de febrero, pero los preparativos se inician en la semana anterior a esa fecha, si no antes.

Las celebraciones culminan oficialmente el día 15 de las festividades, con un evento conocido como el Festival de los Faroles. Sin embargo, los negocios normales normalmente se reanudarán el día ocho, un número auspicioso en la cultura china. A medida que la influencia de China en el escenario internacional crece en importancia, el festival ahora tiene un efecto internacional cada vez mayor, especialmente para aquellos que hacen negocios en China o con China. Por lo tanto, es imperativo ser consciente de los efectos de lo que es esencialmente un cierre a nivel nacional, en particular con respecto a la realización de pedidos y pagos, cadenas de suministro y viajes de negocios.

NEGOCIOS CERRADOS

Muchas fábricas, negocios, bancos y escuelas estarán cerradas antes del festival. Las implicaciones comerciales del Año Nuevo chino no terminan el octavo día de las vacaciones. Mientras que el festival llega a su fin, a menudo toma algo de tiempo para que las cosas vuelvan a la normalidad nuevamente.

En el caso de los negocios locales y oficinas comerciales, el cierre puede afectar este año hasta el 18 de febrero, fecha en la que prácticamente todo el sector servicios retomará su actividad habitual.

No ocurre lo mismo en las fábricas, que tras este período festivo, pueden llegar a necesitar cerca de un mes para que su actividad productiva este funcionando de forma habitual. Pero ¿a qué se debe este retraso?.

Son varios los factores:

  • Problemas de Personal: Teniendo en cuenta que el CNY es el movimiento migratorio más grande del planeta (más de 400 millones de desplazamientos), son muchos los chinos que se trasladan desde los principales núcleos de producción hasta sus lugares de origen con el objetivo de pasar las vacaciones con sus familias. Esta situación provoca que a la vuelta, muchos ciudadanos decidan no volver a sus trabajos al haber encontrado empleo en lugares más cercanos. Esto provoca que al abrir, muchas fábricas se encuentren con faltas de personal importantes que tienen que suplir, formar y poner a trabajar.
  • Problemas de Abastecimiento: Durante el CNY, las cadenas de suministro quedan prácticamente paralizadas. Materias primas, semielaborados, embalajes, etc., todo se ve afectado, lo que todavía condiciona aún más la puesta en funcionamiento de la fabricación.
  • Problemas técnicos: La puesta en marcha de la maquinaria de fabricación siempre supone un gran reto. Puestas a punto, mantenimientos, incidencias de funcionamiento, disponibilidad de servicios técnicos, suministro de recambios y componentes, etc. Todo se ve afectado.

Estos son los motivos por los que las cadenas de suministro desde las fábricas chinas se ven afectadas, incluso por períodos que pueden llegar hasta los 30-35 días.

PLANIFICAR LAS IMPORTACIONES DURANTE EL AÑO NUEVO CHINO. 

Es importante tener en cuenta que los efectos del Año Nuevo Chino se sentirán mucho antes del 5 de febrero, ya que las empresas comenzarán a cerrar su negocio una semana antes del primer día del festival.

Atención a las carteras de pedidos y de las fechas de embarque.

Estas son las variables que más debemos tener en cuenta para afrontar el período vacacional chino evitando serios problemas de abastecimiento y sobrecostes.

Por un lado, hemos de tener en cuenta que los pedidos no cursados a los proveedores en los tres meses anteriores a las fechas de cierre van a imposibilitar su salida a tiempo.  Este periodo es uno de los de mayor “cuello de botella” en las fábricas chinas. Los proveedores que habitualmente fabrican sus pedidos en 30-35 días pasan a dar 75-90 días para servir.

Como se puede ver, el conocimiento y previsión de las fechas de fabricación y embarque es una tarea clave de cualquier empresa importadora.

Por otro lado, no sólo podemos tener problemas de fabricación. La logística también se ve afectada en esta fechas, y no únicamente por una cuestión de saturación de la demanda de buques y contenedores. Las navieras utilizan estas fechas para incrementar sus costes a sabiendas del incremento de la demanda. Los temidos “Peak Season” harán que los costes de transporte se vean seriamente incrementados, llegando hasta el doble frente al coste habitual.

Como se puede ver, el conocimiento y previsión de las fechas de fabricación y embarque es una tarea clave de cualquier empresa importadora.

Cuidado con los Controles de Calidad 

A medida que aumenta la producción previa al CNY para cubrir la “brecha de año nuevo” también aumenta la presión sobre los proveedores para cumplir con las carteras de pedido. Esto puede provocar que la calidad de los productos pueda verse afectada. Esta situación también se puede dar después del período de vacaciones, ya que la alta rotación de empleados requiere que se encuentren y entrenen nuevos trabajadores para reemplazar a los que no regresaron, lo que significa que también es posible que haya retrasos.

La actividad bancaria también se ve afectada.  

Durante aproximadamente una semana, la activad bancaria no se puede procesar hacia y desde China o Hong Kong. Esto puede suponer retrasos en la generación o envío de los documentos que necesitaremos para despachar las mercancías en nuestros puertos de destino.

China ha pasado a ser una parte fundamental del proceso de fabricación y comercialización de muchas empresas en el mundo. Si la tuya está entre ellas, es obligatorio entender y conocer todos los aspectos que rodean al calendario festivo chino.

Su conocimiento y planificación ahorrará numerosos costes y sobre todo, importantes dolores de cabeza.

Feliz Año del Cerdo.